Lo que voy a escribir hoy aquí es una revisión actualizada o modificada de un artículo que escribí allá por 2012 en el que explicaba cómo realizar una ilustración a dos tintas ayudándonos de Adobe Illustrator, un lápiz de grafito y Adobe Photoshop. Al final, abajo del todo, os pondré el enlace a ese texto que escribí en mi web hace siete años. De todos modos también escribí en esta web un artículo sobre ilustraciones a dos tintas en “Ilustración a dos tintas: una técnica mixta”. Espero no repetirme mucho.

El objetivo es el siguiente: Se trata de conocer una técnica a través de la cual podamos desarrollar una ilustración empleando únicamente dos tintas y que seamos capaces de controlar todo el proceso técnico. También propongo aquí el empleo de técnica mixta (digital y no digital) para hacer la cosa más interesante (a mi parecer).

Lo que haremos será, a través de un software de edición vectorial como Adobe Illustrator, realizar una parte de la ilustración, manchas grandes y formas rectas y planas, por ejemplo. Después, con grafito, “completaremos” la ilustración de manera que ambas partes se unan después de manera digital. Luego lo vemos. Con respecto a las tintas propongo la utilización de una de las tintas de la cuatricromía más el negro. En este ejemplo usaré el azul cian como color plano más el negro. También podríamos usar otra tinta plana o un color Pantone.

Para divertirnos un poco y no emplear mucho tiempo os propongo hacer algo muy sencillo empleando formas básicas, por ejemplo. Yo voy a hacer un coche (¿pensábais que iba a hacer un perro o una casa? os he pillado). Con Illustrator hago esta parte:

Desde este momento la clave del asunto está en vigilar bien que todas las “piezas” estén compuestas con el color elegido, el azul cian y, como mucho, con algo de negro (algo hay en la parte frontal del coche y en la carretera). Pero nada más. No puede aparecer ni magenta ni amarillo. Mucho cuidado aquí. Por supuesto estamos trabajando siempre en modo CMYK (cuatricromía).

Una vez que tenemos esta parte la imprimimos, será la base para hacer lo siguiente: la ponemos en una mesa de luz y sobre ella se coloca un papel para trabajar la parte del grafito. Tendremos entonces dos partes, lo que hemos impreso, que realmente sólo nos va a servir como guía, y el papel donde trabajaremos con el grafito.

Como también soy muy aficionado a las plantillas o máscaras, he hecho una con forma de humo para manchar el interior con grafito para hacer el humo del coche. No me puedo resistir.

Sobre el grafito os remito a un texto que escribí aquí mismo: “10 cosas que un ilustrador puede hacer con un lápiz…” donde hablo de las distintas presentaciones del grafito y de sus posibilidades a la hora de manchar papel con ello (texturas, manchas, difuminados, líneas…).

Estos días me he aficionado a la pasta de grafito, o bloque, o bola de grafito… y me parece una presentación maravillosa. No la incluí en el artículo que os acabo de citar porque no la había probado hasta ahora. Echad un ojo a la web de Viarco. Solo hacer una bola con ello y hacerlo rodar por el papel te descubre unos matices y unas texturas alucinantes. Un formato distinto a los que presenté en el artículo que os he citado sobre el grafito.

Como os indicaba, sobre una mesa de luz puse lo que saqué de la impresora y en un papel que coloqué encima empecé a aplicar el grafito. Además de la pasta de grafito, utilicé lápices duros (2H), medios (HB) y blandos (2B) y me ayudé de distintas gomas de borrar que me permiten no solo borrar, sino crear texturas distintas. Sobre las gomas de borrar escribí mi anterior artículo titulado “Materiales para ilustradores: Las gomas de borrar”. Jugad con el grafito. Esta es la parte más divertida de la propuesta que os hago.

 

Una vez hecha esta parte (arriba) tenemos que escanearla para unirla a la que habíamos hecho con Adobe Illustrator (abajo).

Ahora vamos con la parte más técnica y pesada: Una vez escaneada debemos hacer que todo el grafito sea una única tinta, es decir, que no haya información en los canales cian, amarillo y magenta. Esto se hace con Photoshop, tenemos que ir a “Imagen” > “Ajustes” > “Mezclador de canales…” y se abrirá una ventana en la que tendremos que marcar la opción “Monocromo”. Podemos mover los indicadores de los colores para ajustar los matices de gris, blanco y negro de la imagen. Al gusto. Lo que tenemos ahora es una imagen en la que todo lo que aparece en ella estará en el canal negro. Será tinta negra. Es importante controlar esto.

Ahora tenemos que abrir con Photoshop la ilustración que habíamos hecho en Illustrator. (Si, con Photoshop podemos abrir archivos “.ai” de Illustrator) Si la hemos hecho bien en CMYK y hemos controlado que todas las piezas sólo están compuestas por color cian, o cian y negro, estará todo perfecto.

El último paso es unir ambas imágenes. Si tenemos las dos abiertas, arrastramos una sobre otra de manera que se forme un documento con dos capas. La capa que esté en la parte superior deberá estar en el modo de fusión “Multiplicar” para que el blanco se haga transparente y nos permita ver la ilustración de debajo. Debemos colocar manualmente, con buen pulso, las dos imágenes para que queden bien registradas. Será difícil y seguramente no quede exacto porque con el lápiz tal vez nos hayamos afinado bien, se haya movido el papel al calcar… miles de cosas que, en el fondo, lo hacen todo mucho más interesante. De hecho tal vez quede mejor si dejamos descentradas las dos partes. Probad. Este sería mi resultado final.

Hagamos las comprobaciones para ver si a nivel técnico es todo correcto. Recordad que estamos haciendo una ilustración a dos tintas y hemos de comprobar que no se nos ha colado ningún otro color. Abrid en Photoshop el panel de “Canales” (Id a “Ventana” > “Canales”) y ahí nos aparece la información que tenemos de los colores de la cuatricromía.

Si marcáis el canal “Cian” tenéis que ver exclusivamente aquello que tiene información cian de la ilustración (aunque salga gris). Veréis algo tal que así:

Los otros dos canales deberán aparecer vacíos (blancos), tanto el de Magenta como el de Amarillo. En el canal Negro aparecerá todo lo demás, no sólo lo que tenemos a grafito sino aquellas piezas que hicimos con Illustrator en las que, además de cian, habíamos incorporado algo de negro. Esto:

Si esto es así, tenéis una ilustración hecha con técnica mixta, no sólo digital, realizada para su reproducción a dos tintas. Perfecto.

Os decía al principio de este texto que este artículo es una revisión de otro que escribí hace varios años y que podéis encontrar aquí: “Técnicas de Ilustración: ilustración a dos tintas (I)”.

Muchas gracias por la lectura. Continúo diciendo que este es un espacio abierto en el que os invito a participar corrigiendo lo que escribo, enseñándome cosas nuevas o aportando lo que queráis. Y con respecto al tema digital siempre hay formas distintas para llegar a lo mismo así que ved esta como una opción más.

 

3 Comentarios