El estarcido es una de las técnicas gráficas más antiguas. Consiste básicamente en hacer pasar pintura a través de una plantilla. Se utiliza principalmente si el material con el que aplicamos la mancha es un material difícil de dominar en cuanto a que no nos permite ser muy minuciosos (aerógrafo, aerosoles, etc…). Eso es lo que (me) pasa con las ceras, sobre todo las ceras grasas como las ceras Manley, que es muy difícil conseguir puntas afiladas con ellas durante mucho tiempo y por lo tanto es complicado hacer formas muy definidas.

Comparto aquí con vosotros una sencilla ilustración hecha con ceras y nos vamos a ayudar de unas plantillas. Emplear esta técnica tiene dos objetivos, el primero es hacer que la mancha de color esté controlada gracias a la plantilla y el segundo busca desarrollar una técnica rápida para aplicar en ilustraciones en las que aparecen elementos repetidos.

Voy a hacer unas flores. Partimos entonces de una plantilla con la que aplicaré el color de los pétalos. Luego haré otra plantilla para las hojas.

Las ceras blandas permiten que los colores se mezclen un poco sobre el papel. Es una mezcla, como yo la llamo, sucia, es decir, no se mezcla como el gouache o el lápiz de color, sino que las mezclas son más indómitas y aleatorias, pero no por ello es menos interesante, al contrario, se consiguen unas texturas muy gráficas.

Primero mancho un poco la parte inferior con rojo o con naranja y después cubro todo de amarillo tratando de que los colores se mezclen. Hay que tener cuidado de que no se mueva la plantilla.

Al retirar la plantilla del estarcido veremos que hay exceso de cera en los bordes. Es normal dado que el borde de la plantilla ha ido “cortando” cera y se ha depositado en todo el perímetro. No es una cera que esté demasiado pegada al papel por lo que con una cuchilla apenas se levanta y se puede retirar si es que no nos gusta como queda. Esos bordes se pueden dejar en algunas zonas o se pueden quitar con una cuchilla.

Repito la operación tantas veces como flores quiero que tenga mi jardín 🙂 Al final he hecho otra plantilla para que no parezca demasiado igual todo. Es una técnica tan rápida que se podría hacer tantas plantillas como flores aunque una de las ventajas del estarcido, ya lo he dicho arriba, es optimizar tiempo y conseguir una gran cosecha de flores en poco tiempo.

Con un trazo suave al principio y con una mayor presión al final hacemos el tallo de las flores y después vuelvo a hacer dos plantillas para las hojas. Aplico un verde oscuro en la parte inferior y después cubro todo con otro verde más claro para buscar una textura más interesante en las hojas.

En esta imagen inferior se ve bien lo que os decía de que se acumula cera en los bordes al retirar la plantilla. En la hoja de la izquierda ya he pasado la cuchilla para retirar cera o para crear algún tipo de textura. En la hoja que apunta la cuchilla se ve el efecto de exceso de cera en los bordes.

Al finalizar podemos dibujar líneas blancas con la cuchilla. Esto seguro que lo hacíamos todos con palillos de niños en el colegio (técnica del esgrafiado).

Las ceras no son muy habituales en ilustración. Pocos ilustradores se atreven o sacan buen partido de las ceras. Destaco muy especialmente a la ilustradora Olga de Dios que hace verdadera magia con las ceras Manley. Además tiene vídeos muy didácticos en la que se le puede ver cómo diseña sus personajes con este material. Echadle un ojo porque aprenderéis mucho.