Los rotuladores de colores generalmente son un medio más o menos transparente con el que podemos aplicar color casi del mismo modo que se aplica la acuarela, con la que empezaríamos primero por los colores más claros y poco a poco iríamos subiendo. Se puede trabajar por capas y podemos utilizar la técnica de húmedo sobre seco o húmedo sobre húmedo. Es parecido. Más o menos.

Hoy os voy a proponer trabajar con rotuladores acrílicos, una herramienta que dispone de un pigmento que tiene una gran capacidad para cubrir, es decir, son capaces de tapar unos colores a otros, incluso colores claros sobre oscuros. Yo trabajaré con conocidos rotuladores POSCA aunque hay muchas más marcas como los Amsterdam de Royal Talens (tienen tres grosores) o los Molotow (cuatro grosores). Los POSCA son los que tengo.

El rotulador POSCA es un rotulador al agua, no tiene alcohol. Dispone de apenas 55 colores (digo “apenas” si lo comparamos con otro tipo de rotuladores al alcohol). Aquí podéis consultar la carta de colores. Se comercializan con ocho puntas diferentes con distintos grosores, desde el más fino (PC-1MR) hasta el más grueso (PC-17K). Esto lo podéis ver en su web.

Aplicar el color es fácil. Primero debemos activar el color del interior del rotulador agitándolo. Escucharemos la bola interior que ayuda a remover la pintura. Acordaos de hacer esto con la tapa puesta si no queremos ponerlo todo perdido. Dependiendo del papel de vez en cuando se irá formando pelusilla en la punta del rotulador así que es conveniente tener un papel al lado para ir “limpiándolo”.

Me interesa especialmente cómo mezclar los colores. Yo uso dos formas: una es sobre la propia ilustración. Primero aplico un primer color sobre el área que quiera colorear y después con un segundo color invado ese espacio y lo remuevo para que ambos colores, el que ya estaba y el que llevo con el segundo rotulador, se mezclen. Es relativamente fácil y ya dependerá de nosotros, del papel y del grosor del rotulador que nos quede más o menos imperceptible la frontera entre los colores. No exige rapidez ya que tardan un poco en secar, lo que tranquiliza mucho. A mi me gusta así y será así como lo usaré, por ejemplo, para la oreja del perro en el ejemplo del vídeo que pondré al final de este artículo.

Os comentaba que uso también otro método para crear degradados y es manchando el rotulador. Queda bien para zonas más pequeñas. Lo que hago es que sobre un papel aparte aplico el color que menos presencia tendrá y mancho ahí la punta del rotulador del color de mayor presencia. Con la punta manchada aplico el color en el papel y poco a poco, a medida que vaya saliendo color del rotulador, irá desapareciendo el rastro del primer color. Tal vez es difícil de explicar. Fijaos en el vídeo porque lo aplico para la ligera sombra que tiene el perro bajo la cabeza (espero que se vea bien porque me tapo yo mismo).

Como no me gusta que haya un lápiz previo y, además, tengo el diseño del personaje ya hecho con ordenador lo usaré en la mesa de luz para aplicar el color con los rotuladores. Voy a usar dos, uno color coral para todo el cuerpo del perro y un rojo vino como contrapunto oscuro que me servirá para destacar ciertas partes del personaje.

Os dejo con el vídeo en el que se ve el proceso de trabajo. Hay partes que las acelero un poco porque si no nos eternizamos (os he puesto musiquita y todo).

Apenas suelo hablar de papeles. Este mismo personaje lo he realizado en diferentes papeles. El del vídeo está hecho sobre un Canson Imagine de 200 gr/m². Os lo muestro escaneado:

Pero en un papel de oficina normal (mal denominados folios) tampoco queda muy mal. Se arruga algo más, lógicamente, pero el resultado es similar. Para comprobar la capacidad que tiene este tipo de rotuladores de cubrir he hecho una prueba en un papel de color:

Para comprobar qué combinación de materiales y papeles os gustan no vais a tener más remedio que hacer pruebas en distintos papeles y evaluar el resultado y la experiencia o sensación que nos ofrece dicha combinación.

Este tipo de rotuladores acrílicos son muy utilizados por ilustradores. Os recomiendo que visitéis el trabajo del grandísimo ilustrador Kike Ibáñez, que tiene estupendos trabajos realizados con POSCA, el ilustrador irlandés Mark Conlan, o la ilustradora alemana Susann Hoffmann.