Bueno, al menos es nuevo para mi. La verdad es que desde hace un tiempo le tengo echado el ojo al PanPastel y no ha sido hasta ahora que me he puesto manos a la obra. El PanPastel es pastel pero presentado de manera diferente al habitual. Es un pastel prensado y muy finito que se presenta en frascos individuales parecidos a los del maquillaje.

Si queréis conocerlos en detalle, podéis consultar la web oficial: http://www.panpastel.com/spain/about_spanish.html

Aquí y ahora no pretendo realizar un análisis exhaustivo del PanPastel, todavía tengo que experimentar más, pero si quería hacer una primera presentación de un material con el que todavía no he realizado demasiadas cosas. Más adelante seguro que vuelvo a escribir sobre este material si os apetece.

La forma de aplicar esta pintura en el papel es muy distinta a otras técnicas secas. Se hace a través de esponjas de distintos tamaños. Las grandes son ideales para rellenar grandes superficies de color mientras que las más finas o pequeñas ayudan a realizar algunos detalles. Al igual que el pastel, el PanPastel es un material complicado de manejar con el que es difícil realizar ilustraciones muy detalladas o minuciosas pero sin embargo es ideal para plantear fondos o para aplicar el color usando plantillas, estarcidos, etc.

La textura que deja este material es más suave que el pastel normal. Aún así, no deja de ser también una técnica un tanto sucia con la que hay que tener cuidado si no queremos echar a perder el trabajo.

A continuación os muestro una prueba de degradado. Sobre un papel normal de oficina (80 gr/m²) he reservado una zona flanqueada por dos cintas adhesivas y he aplicado color rojo en el centro.

A continuación he aplicado negro a la derecha de esa franja y la he mezclado con el rojo con las esponjillas. Después hago lo mismo con el blanco.

Los colores se mezclan muy bien y me gusta cómo queda sobre un papel satinado, sin textura.

Como ejemplo final para presentaros este material he hecho una rápida ilustración para la que he usado un troquel o plantilla cortando un papel con forma de olas de mar. El PanPastel, al ser tan finito, respeta muy bien el papel como plantilla, no siendo necesario que sea adhesivo como ocurre con medios al agua (a no ser que quisiéramos fijarlo como en el ejemplo anterior).

De momento sólo lo he empleado para aplicar color en zonas grandes. Este material combina muy bien con el lápiz de color, que es el que he utilizado para hacer algún detalle más.

En la web oficial hay vídeo-tutoriales que explican más sobre esta técnica. Si conocíais este material me gustaría ver qué habéis hecho con él y si no lo conocíais ya os he dejado una pequeña pincelada para que os atreváis a probar.