Hace unos días hice una rápida consulta a los que me soportan en Instagram para saber sobre qué técnica les gustaría que hablara hoy. Entre las respuestas se repetían las de la acuarela y el gouache, principalmente, así que se me ocurrió hablar de algo que tienen en común y, a la vez, las diferencia: la transparencia y la forma en la que se puede trabajar con el gouache.

Las técnicas húmedas no son lo mío. Cada uno tenemos nuestras técnicas favoritas y las que llevan agua no suelen ser con las que me encuentre más cómodo. Aun así, el gouache lo soporto mejor. La témperagouache se puede comportar de una manera muy parecida a la acuarela (de hecho es una acuarela) y tiene una transparencia u opacidad peculiar que la define muy bien.

En el ejemplo que os presento pinto en primer lugar la silueta de un barco. Dejo que seque (esto es uno de los inconvenientes del gouache: las esperas) y después aplicaré una amplia aguada que haré que pase sobre la parte inferior del casco del barco.

11_gouache-barco

Aunque el barco esté seco, al pasar el pincel sobre el rojo, éste interactuará con el nuevo color que al estar húmedo activa la capa inferior. Dependiendo lo que insistamos en el encuentro, se mezclará más o menos. Si apenas hubiéramos dado una pincelada rápida, la mezcla hubiera sido menos intensa. En este caso me interesaba que se mezclara el casco del barco con el agua para conseguir que el barco estuviera dentro del mar.

11_gouache-detalle-humedo-sobre-seco

Aquí podemos incorporar gouache menos diluido, más espeso, para conseguir “tapar” el casco del barco. Cuanto menos agua, lógicamente, más opacidad tendrá el gouache aunque si hay pintura debajo, podemos hacer que ambos colores se mezclen. Es algo que dependerá también de la presión e insistencia que hagamos con el pincel sobre la capa inferior. Si “acariciamos” con pintura un color previo seco éste ni se dará cuenta y el nuevo color se colocará encima. Si insistimos y “frotamos” mucho con el pincel el color de debajo se dará cuenta (aunque esté muy seco) y querrá salir a ver quién es, y se mezclarán. Todo dependerá del efecto que busquemos.

11_gouache-seco1

Una vez seco añado algunos detalles con lápices de colores y rotuladores y vuelvo a dar una nueva capa de azul muy diluido para añadir un nuevo efecto de transparencia. La composición que veis en el papel no es la que buscaba ya que la parte inferior no me interesa y a la hora de pintar me ha dado un poco igual.

11_gouache-ilustracion-final-original

Al final en el momento de editar la imagen se pueden optar por varias composiciones:

11_gouache-ilustracion-final-composicion1

11_gouache-ilustracion-final-composicion2

El gouache es una técnica relativamente económica puesto que con muy pocos colores podemos obtener todos los que queramos, por lo que no tenemos que disponer de demasiados botes pero tiene el inconveniente que tenemos que preparar cada uno de los colores.

Jugando con la cantidad de agua o la presión e insistencia sobre las capas inferiores podemos obtener distintos resultados. En este sencillo ejemplo he querido probar todo esto por lo que he empleado pintura empastada o sin diluir para el barco y pinceladas con mucha agua para el mar. Aunque seco, he insistido en la zona del casco para que el rojo se mezclara con el agua pero a la vez dejando sitios donde se aprecia la transparencia y otros lugares donde el azul tapa al rojo.