Paradójicamente en esta época en la que estamos abrumados por tanta información, principalmente de tipo visual, se está quitando importancia a la necesidad de enseñar a leer y metabolizar esta forma de lenguaje. Como dijo el fotógrafo Luigi Ghirri, “la percepción de la imagen se ha hecho tan rápida que acabamos por no ver nada”, el contenido se hace casi superfluo, acostumbrados a pasar de página con impaciencia y perdiendo de este modo la capacidad de concentrarnos.

El ritmo de la narración es un ritmo lento, que bien predispone para la relectura en un segundo momento, para la reflexión y la elaboración personal. Es una forma de entender la lectura que estamos perdiendo subordinada a la inmediatez.

¿Qué tienen que ver los álbumes ilustrados con esta evolución de la comunicación y sociedad? Pues éstos son la mejor herramienta para hacer frente a este progresivo analfabetismo visual, empezando por enseñar a los niños a pararse en las imágenes, relacionarlas al texto, hacer abstracciones y conexiones.

Lisbeth Zwerger-brothers grimm

Lisbeth Zwerberg, Cuentos de los hermanos Grimm

El álbum ilustrado acostumbra el lector a las figuras retóricas, como metáfora, sinestesia, etc…y le ayuda a madurar una mente elástica y creativa. Estos elementos literarios se vuelven intuitivos y se sedimentan en la memoria experiencial del pequeño lector, de este modo los niños pueden desarrollar instrumentos de lectura adecuados para posteriormente entender informaciones más complejas.

Es muy importante ofrecer a los niños símbolos, pero, sobre todo, hacer que estos se desarrollen en una dimensión común entre el niño y el adulto.

Wolf Erlbruch_la señora meier y el mirlo

Wolf Erlbruch, La señora Meier y el mirlo

Una vez la narración oral era la forma más común de contar historias, creando universos significantes en el que interlocutor y oyente podían aventurarse aprendiendo mutuamente.

Por esta razón es fundamental que los mayores acompañen a los pequeños en la lectura, creando así una relación de la que se benefician ambos, el que lee y el que escucha.

Kitty Crowther_scric scrac bibib blub

Kitty Crowther, Scric scrac bibib blub

 

En la creación de este universo simbólico e imaginativo, resultan particularmente importantes las ilustraciones, más significativas en relación con la menor edad del lector.

Las ilustraciones deben ser complejas y abiertas a distintos niveles de lectura, para que su aporte al significado del texto sea realmente enriquecedor. Aunque sin olvidar que nuestra cultura occidental es esencialmente de letras. Las imágenes generan siempre palabras en el pensamiento de quien las observa, por lo que la lectura final se hace de todos modos a un nivel textual, algo que ocurre incluso en los álbumes sin palabras. Por esta razón las ilustraciones deben perseguir el fin de crear sentido narrativo aparte de estético. Es importante ofrecer a los lectores una gran variedad de estilos y soluciones gráficas, lo más lejanas de una idea simplicista y estereotipada de lo que la ilustración infantil debe ser.  El potencial interpretativo es lo que hace del álbum ilustrado infantil una herramienta útil y necesaria para el desarrollo cognitivo y perceptivo de su público. Una imagen banal lo único que puede conseguir es activar mecanismos de reconocimiento estáticos y repetitivos.

ana juan-caperucita roja

Ana Juan, Caperucita Roja

La curiosidad es la clave. Una buena ilustración debe mantener a los ojos del niño que la lee un cierto misterio y fascinación, es decir, no tiene por qué ser totalmente accesible. Hay muchas estrategias para lograr este propósito y seguramente sea necesario investigar expedientes expresivos, como abstracción, rarefacción, surrealismo, contaminación, a través de las experimentaciones estéticas de la cultura visual moderna y contemporánea. El arte debe ser siempre una referencia primaria para dar espesor a imágenes que tienen tanta responsabilidad comunicativa y educativa, como son las de los álbumes para niños. Algo que no es nada fácil y hace del trabajo del ilustrador infantil un trabajo largo, complejo, de estudio y de paciencia. Está claro que es un resultado que no se puede obtener de inmediato al empezar esta carrera.

Kveta Pakovska_caperucita roja

Kveta Pakovska, Caperucita Roja

En el álbum ilustrado el lenguaje textual y el icónico interactúan creando un modelo comunicativo original y específico, en el que el ejercicio de la relectura toma una parte esencial. La imagen no es en este caso solo representación sino clave de re-invención e interpretación de la historia. Como lectores el álbum nos invita a participar de su tiempo y espacio, ofreciéndonos un terreno de experiencia formativa para aprender a descifrar mejor los códigos del lenguaje visual y narrativo.