Espero me sepan perdonar que continúe con Dalí, no pude resistirme a la riqueza de ilustraciones que realizó.

En 1946, Random House había publicado una edición en inglés de la primera parte de El Quijote con ilustraciones de Dalí. Se trata de 38 acuarelas y dibujos en blanco y negro. El estilo de estas ilustraciones es totalmente diferente al de los otros dos libros mencionados. El quijote va cambiando en cada una de las ilustraciones y puede ser desde una figura conformada por geometrías hasta un dibujo surrealista donde el busto del quijote es una maravilla con miles de detalles, pero al observar más atentamente se pueden ver los huesos de su hombro. O una imagen donde el Quijote aparece varias veces, ya como un cascarón vacío atravesado por las aspas de un molino, como una ícaro geométrico cuyas alas son también las aspas del molino, o un monigote peleando con su espada. Así mismo, las composiciones pasan de tener mucho aire y espacio, casi vacías a ilustraciones tan llenas de objetos que hay que tomar tiempo para poder procesarlas. Nuevamente incorpora los símbolos que utiliza continuamente, los huevos fritos, las hormigas, las rocas de Cadaqués. El mundo onírico de Dalí en El Quijote funciona de maravilla, muestra las fantasías del personaje sin ninguna dificultad.

En este mismo año, la editorial Doubleday le pide a Dalí que ilustre Los Ensayos de Michel De Montaigne. Al parecer Dalí admiraba el pensamiento de Montaigne. Estas ilustraciones se acercan aún más al estilo del Dalí pictórico. Son intelectuales, exactas, no hay manchas de colores, los símbolos cobran mayor protagonismo.

En 1975 Rizzoli publica una edición de Romeo y Julieta con 10 litografías hechas por Dalí. En este caso, el estilo es muy parecido al que utilizó en Alicia en el país de las maravillas, se trata de ilustraciones llenas de color, generadas con manchas bastante alejadas del surrealismo perfeccionista de sus obras de arte. Están llenas de símbolos como todas sus obras, en este caso la cruz y la calavera aparecen contínuamente. Utiliza principalmente los colores primarios, blanco y negro, pero predomina el rojo en casi todas las ilustraciones. Las ilustraciones 8 y 9, que parecen evocar la muerte de Paris en manos de Romeo y el suicidio doble de Romeo y Julieta, son ilustraciones sin aire, agobiantes y sangrientas.

Pareciera que para Romeo y Julieta y Alicia en el país de las maravillas Dalí se libera un poco de su forma de expresión intelectual, exacta, incluso matemática, y realista de expresar su mundo surrealista y se expresa de una forma más orgánica, fresca y expresiva. Mantienen en común la simbología y las emociones que ambas formas de expresión evocan. Estos dos trabajos de Dalí me resultan maravillosos.

Tiene muchos otros trabajos de ilustración, pero aquí nos quedamos. Sin embargo, mientras investigo sobre las ilustraciones de Dalí me encuentro continuamente con un comentario: Dalí es un lector voraz, leía ficción, ensayos científicos, poesía, dejó una biblioteca importante cuando murió. Leía mucho y esas lecturas sirvieron para crear ilustraciones o para ser incorporadas en sus obra pictórica. Un buen ilustrador debería ser un buen lector.

2 Comentarios