Hay un pensamiento recurrente que me distrae cuando miro las reseñas de The Guardian o The New York Times sobre los libros ilustrados ¿Por qué no hay ningún  periódico español que dedique una sección específica a ello? . Los suplementos culturales le suelen dedicar algún artículo o página una vez al mes y un especial cuando se acercan las Navidades (babelia, el cultural…) , y existía hasta hace poco un blog dentro del periódico El País escrito estupendamente por Virginia Collera , storyboard , pero cerró en Julio del 2014.

Entre las recientes aportaciones cabe solamente destacar los artículos sobre literatura infantil de Peio H. Riaño en EL ESPAÑOL.

Web site de literatura infantil del New York Times

Web Site sobre literatura infantil de The Guardian

1900019_10152724510029242_3749215222745675125_n

Para tener una perspectiva sobre el sector que se está ignorando y los lectores y oportunidades económicas que se están perdiendo hay que echar mano de los números :

Sí hablamos del porcentaje de venta de libros que ocupan los libros infantil y juvenil estamos hablando del 12 % (datos de gremio de editores) del total de libros que se venden solamente en España (280 millones en 2012) eso significa que solamente lo supera la literatura (22 %) y el libro de texto (21%), significa que es 5 veces mayor que la venta de cómic y es mayor que cualquier otra categoría existente (humanidades , social, divulgación , ensayos etc…)

¿Y a quién interesa la reseña de libro infantil ? Interesa a libreros , que tienen que pedir libros a la editoriales,  interesa a bibliotecarios que tienen que recomendar libros , a profesores que realizan actividades con esos libros , a padres, a madres, tíos y abuelos que tienen que regalar o comprar libros para los pequeños , y a editores y autores de literatura infantil y amantes del libro ilustrado en general .

Se que el sector del periódico está en crisis , y yo mismo, que antes compraba el periódico todos los días ya no lo hago .Pero no creo que se esté pidiendo una ayuda gratuita al sector, simplemente señalar las oportunidades de un mercado que ofrece no solamente beneficios culturales sino también económicos.