• No hay productos en el carrito.

Ideología en la LIJ

La LIJ (literatura infantil y juvenil) es muy amplia, así que me voy a centrar solamente en la LIJ de ficción. Trabajando con algunos autores noveles la cuestión que más me preocupa es la ideologización dentro del libro. Impartiendo varios cursos de creación de álbum al año escucho como punto de partida ideas demasiado confeccionadas. En la mayoría de los casos son causas nobles  y cómo no voy a apoyarlas y ayudar en lo que pueda a realizar el proyecto dado el caso, pero me encuentro en la obligación de recomendar no afrontar la literatura en su proceso de creación de esta manera.

Entiendo que todo forma parte de un mecanismo conectado entre autores-editores-librería-lectores , pero son demasiados los libros que vemos y nuestros hijos leen, que se elaboran con un mecanismo panfletista de ideas ya fijadas. La literatura, el arte, la pintura y los libros ilustrados son maravillosos porque van mucho más allá de todo eso , el hecho de que existan libros que funcionen perfectamente en temas o problemáticas sociales no los convierten en un fin en sí mismo.

Las ideas sociales, políticas o morales deberían ser solo metas casuales de un anhelo mucho mayor. Le pido a mis alumnos trascender para alcanzar cotas de abstracción que nos permita percibir parte de aquello que no sabemos. Tocar y sentir donde no llegan las reglas sintácticas, como en un poema.

La misión del autor es ir más allá de aquello que no conoce, y no ahondar en aquello que no admite réplica porque su opinión ya está formada, actuando así como un engranaje más en la transmisión de una idea colectiva. No creo que estemos para eso, en mi opinión estamos para algo más. Somos un medio de transmisión, sí, pero de ideas mucho más grandes que nosotros mismos y nuestras pequeñas opiniones. A veces actuamos con filosofía, pero no como artistas.

La idea para un libro no tiene rumbo, ni finalidad, ni programa. La idea se presenta en tu puerta a las 3 de la mañana y la acompañamos donde nos diga, con dudas , en pijama y vamos hacia donde haya que ir .

En mi opinión, solo cuando el libro está abierto al lector y no lo trata como un simple destinatario de un manifiesto, sino como un colaborador necesario de una ficción, es cuando el libro toma vuelo.

No sería necesaria la literatura de ficción si se siguen empleando los mismos instrumentos que en la no ficción. El empuje de lo políticamente correcto ha hecho que los autores reculen para no pillarse los dedos. Que se estudie la reacción antes que la acción .

Si cualquier lectura de un álbum viene percibida en términos políticos, evidentemente la escritura se resiente y se vacuna previamente. El resultado es un equilibrio malsano entre lo correcto y lo vacío .

En un artículo del NYT llamado «Deberían los libros para niños evitar la propaganda?» la presidente Claudia Millls del Children’s Literature Association, afirma que no hay vía de escape , que todo es una afirmación política. Si hay una familia compuesta por un padre y una madre en un libro ilustrado entonces se trata de una afirmación política y si hay una familia con dos madres también lo es. La pregunta que yo lanzo es , y por qué se tiene que interpretar cada gesto políticamente, los niños no lo hacen, porque deberían hacerlo los autores y los lectores ? Donde quedan los arquetipos ?. Será imposible quitarse de encima esa corrección política para escribir sin evitar la crítica de los que leen cada palabra como si fuera un acto político.

La respuesta no creo que se haga esperar, imagino que muchos autores se refugiaran en lo abstracto, en el arte de meter una lima dentro de la tarta de cumpleaños al niño que cumple la condena de lo políticamente correcto.

Imagen de portada Arnold Lobel con el texto  » y ella- siento decirlo- Escupió a la noche»

22 marzo, 2021

0 responses on "Ideología en la LIJ"

Leave a Message