El dibujo es una herramienta fundamental, empecemos por ahí. No hay nada tan gratificante como ser capaces de dibujar algo. Dibujar algo es estudiar ese algo. Un dibujante mantiene una relación muy estrecha con lo dibujado porque ha repasado con su mirada cada línea, forma, luz y sombra de lo que dibuja. El dibujo es una disciplina realmente útil e importante no sólo como ilustradores, sino en general, para la vida misma…

Hay veces en las que me he encontrado con personas a las que les apasionaba el mundo de la ilustración pero que se lamentaban porque (consideran que) no saben dibujar o que entienden que para ser ilustrador es imprescindible saber antes dibujar. A todo se aprende aunque si por ejemplo tienes hijos pequeños, te será más difícil sacar tiempo para unas clases que cogerles prestada su plastilina mientras duermen y ponerse manos a la obra con la práctica que os propongo.

Crear un personaje no es tanto dibujar un personaje como diseñar un personaje y aquí los términos son importantes. Diseñar es definir, plantear, analizar y después crear un personaje bien a través del dibujo o a través de otros medios como os voy a contar a continuación y que puede resultar tan interesante para aquellos que (dicen que) no saben dibujar, como para aquellos que saben dibujar muy bien muy bien, tal vez demasiado, y se pierden en detalles innecesarios. Con esta práctica también busco eliminar detalles innecesarios o que a veces nos llevan más tiempo del que tenemos para terminar un encargo.

La idea que planteo es que podemos utilizar otros medios distintos al dibujo para diseñar y crear un personaje. Para ello propongo la plastilina, barro o cualquier otro material moldeable. Si no somos muy diestros con el material casi mejor. Pienso entonces en un león amable, simpático. Analizo la forma que tiene y defino tres partes básicas: cabeza, melena y cuerpo (con sus patas). Busco tres trozos para cada pieza y me animo con el modelado.

Cuando considere que está terminado (más o menos, tampoco hay que ser Miguel Ángel) lo preparo para una sesión de fotos que me servirán para calcar las formas con diferentes técnicas de ilustración con las que después estudiaré otros aspectos como el color, las texturas, los detalles etc. Modifico las formas del personaje de manera que pueda adaptarse al relato o al planteamiento de ilustración que tengamos.

04_Leon-composicion-plastilina

Aquí actuaremos también un poco como un director de cine o un director de fotografía y elegimos la posición de la cámara, giramos o inclinamos la figura o la cámara, cambiamos la angulación, el encuadre… de manera que veamos en la pantalla de la cámara el aspecto que buscamos en el personaje. A continuación yo voy a trabajar con la última foto (la de abajo a la derecha). La imprimo a un tamaño al que me sienta cómodo y la utilizo como base para calcar.

04_Mesa-de-luz

Ahora emplearé cualquiera de las técnicas que conozca, que me interesen para el trabajo o aquella que sea adecuada a nuestro estilo. Para terminar os dejo con algunos ejemplos, no son más que eso, ejemplos y pruebas (no todos estos resultados me gustan pero no filtro, os lo enseño), para que veáis lo que he querido exponeros aquí, que se puede construir o definir un personaje para una ilustración sin haberlo dibujado antes pero habiéndolo diseñado… con otros medios.

Técnica: lápices de grafito HB y 4B.
Técnica: lápices de grafito HB y 4B.

 

Técnica: rotulador negro con punta flexible.
Técnica: rotulador negro con punta flexible.
Técnica: lápiz de color.
Técnica: lápiz de color.
Técnica: Rotulador y pequeños toques de lápiz de color.
Técnica: Rotulador y pequeños toques de lápiz de color.
Técnica: pluma estilográfica con tinta no soluble al agua, y acuarela
Técnica: pluma estilográfica con tinta no soluble al agua, y acuarela
Técnica: Collage con papeles de colores y toques con lápiz de grafito
Técnica: Collage con papeles de colores y toques con lápiz de grafito

Permitidme un paréntesis: En este ejercicio he hecho dos de las cosas que más nos han traumatizado a la hora de aprender a dibujar. Una de ellas es calcar. Siempre nos han prohibido calcar o lo hemos interiorizado como algo negativo pero es un recurso generalizado y habitual entre ilustradores. Se calcan bocetos para construir una escena, se calcan fotografías que tomamos nosotros mismos como referencia… Y la otra cosa, por la que siempre nos regañaba el maestro, era por “salirnos de la raya” o no rellenar bien los huecos… (bueno, obviamente hay una intencionalidad educativa, que se ha de respetar, para que el niño desarrolle su psicomotricidad y aprenda a controlar la mano y el lápiz, pero después a nivel creativo ¡que se salgan si quieren!). Y cierro paréntesis.

Cuando terminéis, acordáos de devolver la plastilina a vuestros hijos.

 

3 Comentarios